sábado, 11 de septiembre de 2010

Fe y ciencia

La verdad que he reformado un tanto este blog, quiero darle una nueva perspectiva y hoy voy a intentar escribir unas líneas del eterno debate entre fe y ciencia, tema que ha vuelto especialmente a la cabeza después de la brecha abierta por Stephen Hawking.

Como ser humano que soy he pasado por una serie de experiencias en la vida que más o menos me han hecho posicionarme a como pienso hoy.

Para mi el ser humano es un ser que tiene materia y espíritu, con lo cual rechazo de primeras todas esas teorías reduccionistas que tanto les gustan a algunas corrientes científicas entre las cuales entran la de los psicólogos y que tanto me han dado que pensar en mis años de universitaria.

La ciencia desde mi punto de vista más que alejarme de Dios, me acerca a Él puesto que es la contemplación racionalizada de su obra en el mundo. Para mi es imposible contemplar la maravilla del universo tanto a gran escala como a escala microscópica sin llegar a vislumbrar a Dios.

En el campo en el que he estado inmersa estos años, el maravilloso campo de intentar explicar el ser humano, he llegado a la conclusión de que es imposible, la psicología tiene muchos logros y ha hecho mucho bien pero está muy lejos de llegar a la verdadera esencia del ser humano.

Si hay muchas teorías y algunas realmente contradictorias entre sí, con lo cual demuestra que no somos nada simples, aunque tengamos algunos mecanismos que sean bastante similares entre nosotros,  la verdadera esencia del ser humano para mi solo la conoce el Creador y que Él sabe lo que nos conviene, la Iglesia dentro de sus luces y sus sombras es para mi la transmisora principal de todo ello, es la que tiene la bella misión de demostrar que detrás de todo ese mundo de materia hay algo mucho mayor que envuelve todo el universo y por lo tanto de llevar la esperanza y la alegría a cada uno de nosotros a pesar de la imagen de castrante con la que se quiere presentar.

La ciencia cuando es bien usada es un camino hacia Dios puesto que nos es de gran ayuda a la hora de curar enfermedades, de mediante puentes físicos hacer que los seres humanos nos podamos comunicar mejor. La ciencia bien utilizada es un instrumento de Dios que nos acerca más hacia Él.Y la ciencia podrá dar la explicación de muchas cosas pero jamás dará sentido a la vida, sobre todo cuando se sufre, eso si podrá paliarlo.Y con esta conclusión quiero terminar esta entrada