domingo, 28 de noviembre de 2010

La esperanza

Hoy día en que comienza el adviento me apetecía hablar de la esperanza, si nos vamos a la RAE hay varias acepciones de este término pero me quedo con la siguiente: En la doctrina cristiana, virtud teologal por la que se espera que Dios dé los bienes que ha prometido.
He elegido esta porque por experiencia personal es la que más se ajusta a la realidad.
Para mi la esperanza no es algo pasajero, sino algo vivencial. No es algo que se ponga en cosas como que va a ganar el equipo de fúlbol o que me va a tocar la lotería, sino en una persona en concreto Jesús de Nazaret.
La esperanza para mí es algo que cuando se tiene de verdad te inunda todos los poros de tu piel, que inunda tu alma y tu corazón y que gracias a ella ves y actuas de diferente manera, todo es de otro color y eso se nota.
La ESPERANZA en Dios, no es una definición vacía o sin un sentido determinado, la esperanza a la vez es esperanzante porque se transmite, es algo que es difícil que se quede dentro de uno mismo porque cuando se tiene, la vida es mejor para cada persona que Dios te ha confiado en este camino.
A mi la esperanza me la dá Dios, es un regalo suyo, y esa esperanza me ayuda a manternerla más o menos a flote, con la diversidad de personas, circunstancias y lugares que han dejado una huella más o menos profunda. Para mi la esperanza va unida experiencias de amor. Esa familia que se sacrifica por tu bienestar, y que está allí siempre, son los amigos con su diversidad, esas personas que se meten en mil historias por defender causas justas, por aliarse con los últimos y que recuperen su dignidad, esas personas que sonríen, te escuchan para que seas más feliz, a pesar de la adversidad, a pesar de que no están bien, pero mueren a si mismas por amar, por esperanzar.
Para mi la esperanza es un nuevo niño que nace, puesto que es una muestra más de que Dios sigue esperando de sus hijos.
Por mucho dolor que haya en el mundo, hay muchas otras cosas por las que sonreir y dar gracias, al fin y al cabo lo esencial se ve con los ojos del corazón, si hay muerte, guerra, paro y destrucción. Pero también hay amor y felicidad, hay pequeños grandes gestos todos los días que hace que se pueda seguir caminando todos los días.
Os animo a tener esperanza y a esperanzar como seres humanos que somos todos.
Feliz año nuevo (hoy comienza un nuevo año litúrgico)
Un abrazo mis queridos lectores

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La música

Si, voy a dedicar esta entrada a mi querida amiga la música, esa compañera de viaje que me resulta imprescindible, sin ella aunque resulte exagerado los días se harían más pesados.

Me gusta cerrar los ojos y escuchar como sus notas acarician mis oídos, como su letra en caso de que la tengan, dice esas palabras que nunca supe expresar, esas vivencias que parece que van dedicadas a los pasos más o menos acertados de mi vida.

Con ella corro, escribo, leo, paseo. Con ella sonrío, lloro, me emociono, me calmo, rezo,me da energía. Evocan grandes recuerdos aunque a veces sean tristes. Y doy gracias a cada uno de los compositores de las canciones, porque ellos hacen que la vida sea una auténtica orquesta.

A veces sueño con que yo soy una pianista y que en medio de una gran sala estoy yo sola con un piano, acariciando sus teclas y que suena la mejor de las melodías jamás tocadas, me emociono y al final suena un gran aplauso. Lástima que eso nunca vaya a suceder, dejé las clases de piano hace ya unos años, sólo quedan los recuerdos de aquellos días, que me peleaba con las teclas a veces ganaba, otras no. Gracias Sor Fe por aquellas clases, estés dónde estés, en los 102 años que viviste estoy segura que hiciste feliz a much@s alumnos, es una lástima que en su día no me pude despedir de tí. Gracias mama por haberme transmitido la sensibilidad hacia la música.

Una sin letra que me emociona

 


Con letra: me gusta por el mensaje y porque me trae tantos recuerdos, aquella última excursión del colegio en el año 1997, me acuerdo con mucho cariño y emoción

martes, 16 de noviembre de 2010

IIncompletos, imperfectos para alcanzar la plenitud y la perfección

La premisa básica de esta nueva entrada en el blog es que como seres humanos somos imperfectos e inacabados, también he de decir que le quiero dar a esta entrada una perspectiva antropológica. 

Cada día dependiendo de la etapa de la vida en la que nos encontremos, de las circunstancias, nos relacionamos con personas, está claro que con muy diversos niveles de comunicación, pero aún en el nivel más básico existe una relación a nivel aunque roce la superficialidad.

En las relaciones que tenemos se proyectan en mayor o menos medida nuestros puntos débiles y nuestras fortalezas y he aquí dónde entra el meollo de la cuestión.

Por suerte o por desgracia, porque a mi modo de ver esto es un arma de doble filo, el como estamos configurados hace que exista un complemento, una comunión que hace que se creen vínculos, eso si a veces esto se puede utilizar para interés propio, para utilizar al otro para nuestras necesidades, pero aún con este inconveniente el que seamos incompletos es bueno, porque de esa manera se construye nuestro tejido social.

Si todos fuéramos perfectos, si todos nos valiéramos por nosotros mismos al 100%, nos convertiríamos en una isla, en la cual no habría una cadena con mayor o menor número de acontecimientos que hiciera que en esta cosa que llamamos existencia nos envolviera esa especie de magia, esa magia de encontrarnos completos o casi completos con las personas más o menos cercanas. 

Ojo no estoy defendiendo con ellos las injusticias sociales, la pobreza, sino que dentro de como somos cada uno de nosotros, dentro de nuestros dones y pobrezas, de nuestras esperanzas y tristezas, somos esa brisa los unos con los otros y eso es lo que tenemos que ver, más que lo que tenga o deje de tener de más el vecino. Compartir y no envidiar y eso a mi personalmente me resulta difícil a veces.

Un saludo

Nieves

domingo, 14 de noviembre de 2010

Por tantos

Hoy es el día de la iglesia diocesana, un día sin duda importante para los católicos, y especialmente aquellos que se dejan la piel por construir el Reino de Dios. Quisiera dedicar esta entrada a las hijas de la caridad del "Colegio San Vicente de Paúl de Zaragoza" a ellas les debo el comienzo de muchas cosas.

Yo he querido escribir en mi blog esta entrada, porque aunque en algunas cosas difiera con la iglesia católica y en algunas de las críticas que se hacen a ella pienso que la gente tiene razón, hay otras muchas en las que si que la apoyo, además iglesia somos todos y eso me incluye a mi (ya me perdonareis que hable en primera persona)

Para mi la iglesia no es solamente el Papa y el conjunto de señores obispos, evidentemente son parte fundamental, pero para mi la iglesia recobra otro rostro. Son esas hijas de la caridad con las que estudié y que me enseñaron unos valores que gracias a ellos he podido interpretar el mundo con otros ojos y además han sido un gran ejemplo para mi. Iglesia es para mi las dos parroquias en las que estoy, y en las que tanta gente pone su ilusión y su vida porque las cosas funcionen mejor. Grupos de visitadores de enfermos, cáritas, CTL, catequesis a todos los niveles. Para mi iglesia en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, con todo el amor y la alegría que ponen. Para mi la iglesia es la Pastoral Juvenil con la gran misión de conducir a las generaciones jóvenes a ser miembros responsables de la iglesia en medio de la sociedad. Son los hermanos de Taizé que acogen y escuchan a tanta gente prácticamente todo el año

Todo ellos está rodeado de muchos rostros, niños que con su inocencia e ilusión empiezan a andar en este mundo, jóvenes que son la esperanza y la energía, el estímulo de que el mundo puede cambiar, adultos que con una opción de vida marcada en el día a día en medio de todas sus responsabilidades sacan un hueco para atender a los más necesitados y ancianos que con su experiencia nos pueden enseñar muchos. Y dentro de estos grupos hay religiosos y laicos, gente de todos los caracteres y colores, gente con muy diferentes carismas que se complementan de unos a otros, gente de todas clases sociales. Y lo más bonito de todo es que cada uno cuenta para Dios, que ante Dios y ante la iglesia todos tenemos acogida. Que hay gente que está contigo en lo bueno y lo malo, que se respira alegría aún en medio de todos los problemas personales que cada uno trae.

Y esa es la verdadera iglesia, todos y cada uno de nosotros que somos templos del Espíritu Santo, por favor no  nos quedemos solo con las imágenes que salen de la Conferencia Episcopal Española, que además si fuera la iglesia realmente, con lo que tegiversan y manipulan la realidad los medios de comunicación, yo sería la primera que saldría corriendo. La iglesia es otra cosa y todos tenemos el importante papel de llevar esperanza y amor allá donde vayamos. Os invito a que os acerquéis y a los que estamos dentro a dar verdadero testimonio allá dónde estemos. 

Y por cierto iglesia para mi es también aquellas personas que sin considerarse miembro o creyente desprenden tal bondad que hace que el mundo sea más respirable.

Buen día de la iglesia diocesana

http://www.portantos.es/


miércoles, 10 de noviembre de 2010

Lo que realmente merece la pena

La vida muchas veces te tumba y te deja en el suelo, pero bueno para según que cosas no está mal, ves o valoras situaciones, gestos  que de normal no te darías ni cuenta, pero ahi cuando te duele el corazón, la búsqueda y la mirada se hace más honda.

He de reconocer que ha habido pequeñas cosas en estos dos días que han dado un empujoncito a escribir algo que me rondaba en mi querida cabeza y en mi corazón porque no decirlo.

En la vida hay muchas facetas, muchas metas e ideales dónde elegir, nuestra sociedad es complicada y variada hasta límites insospechados, y el problema es que hay tantos ruidos que intentan impedir escuchar los anhelos más profundos del ser humano, que no es poco. Más que nada porque en escuchar ese anhelo profundo va el sentido de la vida, la verdadera felicidad.

Todo tiene un límite. Una cosa es cuidarse y otra solo cuidar la estética, una cosa es querer trabajar como sentido de utilidad y de ganar para poder vivir y otra cosa es que sea lo único en tu vida y querer ganar dinero a toda costa, una cosa es querer crecer como persona y otra cosa es tener que ser mejor que los demás y ser una superestrella, una cosa es estudiar para servir y otra cosa es estudiar para vanagloriarse. Estas cosas son buenas pero puestas en un orden, lo material no es malo si se usa con los cauces adecuados, todos tenemos que cuidar nuestra salud, tenemos que cubrir  unas necesidades, tenemos que crecer, tenemor que aprender pero todo esto sin el amor no es vano y vacío.

Como dijo San Agustín "la medida del amor es amar sin medida" y el amor ha de transmitirse en todas las facetas de la vida, porque del amor brota toda la bondad que se respira y es lo que da sentido y hace vivir. El mayor Amor es Dios para los creyentes, aunque es un sentimiento que compartimos y anhelamos todos los seres humanos. El amor es el motor de las grandes obras que como le he comentado esta tarde a una compañera se compone de pequeños gestos, una sonrisa, una ayuda en un momento en concreto.

Las grandes personas no son aquellas que son las más guapas o inteligentes, las que tienen más dinero o prestigio o tienen 5 carreras con másters y el ranking de mejor media académica. Las grandes personas son aquellas que son capaces de hacer sonreir aún en los momentos tristes de la vida, son aquellas que aman sin pedir nada a cambio, son aquellas que aún en la oscuridad hace que los rayos del sol te permitan seguir caminando, son aquellas que son capaces de aligerar la carga o de compartirla contigo, son aquellas capaces de poner sus talentos al servicio de la humanidad. Y esas personas suelen pasar desapercibidas porque no entran en lo que la sociedad llama lo "normal" o porque ellas no se dan cuenta que son asi.  Son personas corrientes pero a la vez extraordinarias y las podemos ver a diario. Y ello puede ir acompañado de lo material o no, porque va en su corazón, en su modo de ver las cosas.

Que el ideal de vuestras vidas, independientemente de vuestras creencias haga que inundéis de amor cada lugar que visitais, porque desde luego como me dijo cierto cura un día "probablemente las experiencias más profundas de tu vida sean las de Dios y las del amor interpersonal" y tiene mucha razón porque así es. Si hacemos un repaso de nuestras vidas eso es lo que realmente merece la pena.

Buenas noches 

miércoles, 3 de noviembre de 2010

El valor de las personas

Quisiera dedicar esta entrada a una persona especial con la cual comparto clase por la tarde, aunque no lea esto porque no sabe de la existencia de este blog.

Hay veces en la vida, que por tu camino se cruzan personas que te dan lecciones. Esta persona en concreto ha venido en un envoltorio especial, la vida por una serie de circunstancias le ha puesto las cosas más difíciles, ella tiene una discapacidad física que hace que según que cosas le resulten más difíciles, pero por ello no vale realmente menos que los demás, sino que además todo lo que hace para mi todavía hace que tenga más valor.

A primera vista pues no nos vamos  a engañar se le ve esa circunstancia, la de la minusvalía, pero luego cuando la conoces, cuando la tratas te das cuenta que es un regalo venido del cielo. Es una persona voluntariosa, que no se queda en casa sin hacer nada, sino que sale cada día a luchar, a hacer ver que personas como ella tienen una gran valía. 

Es una persona con una gran sensibilidad con sus compañeros, que comparte los grandes talentos que tiene. Te hace sonreir nada más entrar por la puerta, porque viene con alegría. Es una persona que en seguida ve cuando alguien necesita ayuda y sin decirle nada se pone a su lado y ayuda a hacer los ejercicios o te da una grata conversación y si ve que te pones negativa porque te sale mal te anima. Ella con todo lo de calcular nóminas, IRPF, bajas y tantas cosas es un auténtico genio, cuando yo he hecho una cosa de esas ella va por la cuarta y jamás se jacta de ello, incluso se sonroja cuando se lo dice la profesora o los compañeros, pero para mi esto segundo es lo menos importante, porque ella  vale un montón por como es y por como se comporta con los demás, por el cariño que pone. La verdad es que toda la clase la queremos un montón. Y no sabes cuanto me alegro cuando dices que conmigo te lo pasas bien, para mi es un gozo hacer sonreir a los demás.

Con esto llego a la conclusión de quiénes somos nosotros para decir quién puede vivir o morir, porque cuando alguien no entra en los cánones tan idiotas que tenemos en esta sociedad para baremar se le rechaza, la bondad de las personas está en su corazón y en como aman a los demás, lo demás son envolturas, o parafernalias.