viernes, 28 de enero de 2011

¿Por qué ir a la JMJ Madrid 2011 este verano?




Me vais a permitir que en esta entrada del blog sea un tanto egocéntrica, no es porque quiera destacar ni mucho menos, pero si que es verdad que me apetece invitaros a venir dando razones personales.
Mis razones de porque ir a Madrid a ver al Papa comienzan digamos desde el año 2002- 2003 más que nada porque antes mi idea de iglesia era la prototípica de la sociedad, mala y perversa, yo solía decir creo en Dios pero en lo que es la iglesia, curas…, y no es porque tuviera una mala experiencia ni muchísimo menos, de hecho para mi el colegio y la parroquia fueron dos muy buenos lugares. La razón verdadera era porque me faltaba acoger a Dios y  a Jesucristo en mi vida, menos mal que el Jefe es inteligente y supo ponerme los medios en su momento justo y a mí me dio por escuchar algo que de vez en cuando  por no decir siempre, está más que bien.
La verdad es que en mi vida puedo decir que hay un antes y un después de sentirme realmente miembro  activo de la iglesia, es como si en un paisaje gris aparece de repente el arco iris, como si lo que anhela tu corazón es colmado, esto claro se entiende sólo desde una perspectiva creyente de la iglesia, una iglesia que para mí me ha transmitido y acercado mediante sacramentos/ personas/ situaciones al pilar de mi vida Jesucristo que es el que me da sentido a toda mi existencia, aun cuando el dolor y la incertidumbre parece que quieren vencer. El catecismo de la iglesia católica dice “Sentado a la derecha del Padre” y derramando el Espíritu Santo sobre su Cuerpo que es la Iglesia, Cristo actúa ahora por medio de los sacramentos, instituidos por El para comunicar su gracia.
Desde aquel entonces digamos que no me he separado de ella, he estado en mayor o en menor grado implicada, con una relación mejor o peor con Dios, pero he de decir que no me arrepiento, de hecho es una de las mejores decisiones por no decir la mejor decisión que he tomado en mi vida. Porque en esta decisión mi vida cobra mucho sentido, en esta decisión van los latidos de mi corazón.
Mi parroquia de origen y la de adopción, el movimiento al que pertenezco, pastoral juvenil, catequesis (tanto de receptora como de catequista), la oración, los sacramentos, todo esto con personas claro está, son aquellos espacios que me ayudan a caminar, y no pensemos sólo en la parte trascendental, sino en la parte social (que en realidad ambas van unidas), son aquellos espacios que me muestran el verdadero Camino, Jesucristo y claro Jesús es alguien tan importante que como no lo vas a llevar a tu vida y como no vas a estar en su casa.
Claro algunos de vosotros diréis y que tiene que ver esto con el Papa, que una cosa es la jerarquía eclesiástica y otra la iglesia base, que una cosa es la parroquia y el cura de  barrio. Pues mirad tiene todo que ver, porque el Papa es el sucesor de Pedro en la tierra, es nuestra cabeza más visible, el que con su sabiduría nos va orientando y nos va creando nexo de unión.  Y esto creo que se hace visible cuando el Papa hace la visita a algún país
Yo he de decir que he visto 3 veces al Papa (una a Juan Pablo II y dos a Benedicto XVI) y a mi personalmente me ha servido para vivificar mi fe, para sentirme unida con el resto de mis hermanos, para ver que ser iglesia es mucho más universal  y misteriosa de lo que me imaginaba. En la JMJ de Colonia me llegó al corazón ver a tanta gente de mi edad estaba comprometidas, que estaban en un mismo pensar y sentir, que rezábamos todos juntos, que no importaba el país, ni la raza, ni la lengua, me ayudó a superar mi cerrazón hacia la jerarquía, me dio fuerzas para continuar porque pocas veces he vivido la alegría que tuve allí.
El ir a ver al Papa no es un espectáculo, es una vivencia, es un impulso para soñar que otro mundo es posible. A los que estáis metidos en la iglesia os animo porque veréis gente como vosotros y podréis comprobar la comunión eclesial en primera persona, a los que estáis alejados os animo a que vengáis y veáis la verdadera iglesia y la sintáis, porque nada tiene que ver con lo que sacan los medios de comunicación.
Como rezaba la frase de un cartel “la alegría se gana compartiéndola”  y que mejor sitio para compartir la alegría que este y no es esa alegría efímera y superficial que se nos propone, sino la alegría que solo nos da Cristo Jesús.
ARRAIGADOS Y EDIFICADOS EN CRISTO, FIRMES EN LA FE

miércoles, 26 de enero de 2011

EL SENTIDO DEL ESTUDIO/ TRABAJO


Esta entrada va dedicada a Jorge Andolz ;-) para que se considere felicitado por mi parte.
Hoy en clase de gestión integrada de RRHH me he dado cuenta una vez más el poco sentido humanitario que se da al desempeño de un puesto de trabajo y del estudio en general.
Se habla de capacidades, de evaluaciones, de trabajar en equipo, de producción, de enseñar contenidos, de formación para esto y para lo otro… Pero de cual es el sentido más profundo de todo esto  no se habla, porque en el fondo no se nos ha formado para darle importancia a ese sentido más trascendental del trabajo, como mucho se nombró ayer de la utilidad de ese puesto de trabajo en esa empresa o red de empresas con las que está en relación, para que el trabajador no se queme y esté satisfecho.
Quisiera aclarar que no critico que se analicen este tipo de cosas, que son necesarias, lo cual no quita para que piense que se ha perdido el norte.
A mi por suerte ha habido personas que me han enseñado que el sentido de la vida estudiantil/ laboral es el de un servicio a la sociedad. Que el dinero es importante en cuanto tenemos que cubrir una serie de necesidades básicas, y poder realizar distintas cosas en nuestra vida cotidiana, pero también que la formación académica y el trabajo es para construir un mundo mejor (esta última idea la lancé en la entrada “nos necesitamos”). En cuanto yo le pongo una ética a mi trabajo, unos valores positivos, ese trabajo puede transformar el mundo.
Hay trabajos que son más fáciles en ese sentido véanse profesiones relacionadas con la docencia o con la medicina, pero también están esos trabajos que aún pareciendo más simples conllevan que cuando los orientas hacia un fin correcto facilitas la vida de muchas personas, barrendero, de cadena de montaje, de comercial… , las calles limpias facilitan el trasiego y la convivencia de las personas, las cadenas de montaje la construcción de aparatos que sirven para el entretenimiento o para la curación de  enfermedades.
Nos han convertido en seres de deseos en vez de seres de anhelos, como comentó una persona en una charla ayer de la crisis, y eso conlleva a que las acciones que realicemos se basen en tener y no en ser (ojo aquí la menda no se libra). Cada vez los sueldos son más bajos, se trabajan más horas con lo cual disminuye el tiempo para la vida personal, se pretende ascender al puesto más alto en vez de encauzar la competitividad en hacer lo mejor posible mi puesto de trabajo para facilitar las cosas al resto, en el individualismo en vez de en la cooperación.
Ya es hora de que en la formación de RRHH den una educación más humanista y menos centrada en una serie de términos técnicos de un puesto de trabajo. Que a la hora de seleccionar a  las personas se miré más allá de un CV y se valore la ética profesional, que así nos va el pelo.

domingo, 16 de enero de 2011

NOS NECESITAMOS


Quisiera dedicar esta entrada a Juan Castro, (mi Lionel particular) y a tantos Lionel que he tenido y que tengo en mi vida. Lionel para los que no lo saben es uno de los actores del discurso del rey, es su logopeda, el que le ayuda a progresar.
El título como podéis comprobar dice por si sólo el objetivo de la entrada de este blog, es una afirmación a la que quiero llegar con estas líneas, es algo que me parece tan crucial que lo escribo como algo que tiene que ser así y de otra manera.
Vivimos en una sociedad (me incluyo en ella) en la cual nuestra vida se sitúa muy de puertas adentro no dándonos cuenta de que en  casi cada movimiento que damos dependemos los unos de los otros. Hacemos actos de fe, de confianza hacia el resto de seres humanos. Nos fiamos inconscientemente de que el suelo que pisamos nada más levantarnos está bien hecho y que no nos vamos a caer, que la ropa que llevamos nos va a hacer el papel de taparnos, que la comida no está contaminada, si cogemos el transporte público este nos va a llevar al lugar deseado y no es por nada pero esas cosas no se llevan a cabo por arte de magia.
Están otro tipo de situaciones en el día a día que son más visibles a nuestros ojos en algunas ocasiones en otras no tanto por desgracia y es el trato que tenemos con las personas, por mucho que nos queramos aislar es imposible porque nos necesitamos de los unos a los otros,  una persona sola no puede vivir como tal porque necesita del resto de las personas para poder situarse como tal ante el mundo, es como el sol a la mañana, como la sed al agua, uno sin el otro no pueden estar.
Cada uno somos diferentes y tenemos algo que aportar, algunas personas hacen obras que son visibles al mundo entero, luego estamos el resto de ciudadanos anónimos que también hacemos nuestras obras cada día y he aquí el quid de la cuestión. Hay como dos grandes opciones hacer que cada movimiento sea sólo para mi provecho o hacer que cada acto que realizo sea para el bien de todos, para la comunión humanitaria, podemos tener una vida anodina sin pena ni gloria o una vida que se posibilita en el otro en el que tenemos al lado. ¿Estudias o trabajas sólo para ti mismo? ¿Sólo cuentas con tus amigos y familiares por interés? ¿Intentas mirar la realidad de tu alrededor y si ves que hay sufrimiento actúas? ¿Sólo ves tus problemas o eres capaz aún en medio de la más profunda oscuridad ver los problemas de tu prójimo y salir hacia él? ¿Calculas el beneficio de cada acto bueno que hago o lo haces lanzándote al vacío?
Desde luego entre mis mejores experiencias de vida están aquellas que he podido sacar una sonrisa, en las cuales he podido “levantar” a un caído, evidentemente nunca he sido como el actor de la película o como la persona que nombro en este blog, pero si que tengo claro que cuando pienso en los demás vivo mejor que cuando me encierro en mi caparazón.
Nos necesitamos los unos a los otros para mejorar lo que nos rodea, empezando por nosotros mismos, para salir de la oscuridad que parece abrazarnos vencer el miedo y el egoísmo  y correr más allá de dónde hayamos podido soñar.
Ojalá que cuando hagamos un repaso de nuestra vida podamos decir  he ayudado y me han ayudado

domingo, 9 de enero de 2011

VOCACION


Ayer en Zaragoza tuvimos un regalo envuelto en la ordenación de cinco presbíteros, es todo un don de Dios que hoy en día tal y como están las cosas haya gente que siga siendo capaz de seguir entregándose al sacerdocio, algo muy mal visto en la sociedad de hoy en día, parece que son una panda de delincuentes, cuando son todo lo contrario aunque haya alguna oveja negra en el rebaño (pero esos son raras excepciones, por mucho que los medios de comunicación intenten indicar lo contrario),  y esto me ha hecho pensar en lo que es la vocación.
Pienso que uno de los problemas de hoy en día a la hora de encontrar la VOCACIÓN a la que cada uno estamos llamados son las prisas y los mensajes que nos meten en esta sociedad, nuestro arzobispo don Manuel el otro día en la ceremonia de clausura de la cruz y del icono de los jóvenes dijo que “las prisas no son buenas para el misterio de Dios, a Dios no le gustan las prisas, Él tiene su momento para manifestarse” y me pareció algo muy acertado, más que nada porque para lo verdaderamente importante en la vida es necesario pararse a escuchar.
Las grandes elecciones en la vida no se pueden tomar a la ligera más que nada porque la propia existencia y con ello la propia felicidad van en ellas. Entre las grandes elecciones de cada uno está la Vocación, que la da Dios a cada uno de nosotros “Ven y sígueme” (Mc 1,17), es una elección suya pero nos da la libertad de responder,  para ello hay que tener una cosa llamada capacidad de escucha “Habla Señor que tu siervo escucha” (Sm 3) y la virtud de la paciencia. “Mira que estoy a la puerta. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a su casa y cenaré con é y él conmigo” (Ap 3,20) y capacidad para saber responder a la llamada, “Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad” (salmo 39)
La primera vocación que tenemos los cristianos es la de ser PERSONA, persona entendida como criatura de Dios capaz de vivir como Él quiere que vivamos, es identificarnos con Cristo, vivir sus sentimientos. Puesto que Él es el HOMBRE perfecto, San Pablo decía en los Filipenses “Tengan los mismos sentimientos que Cristo Jesús”, Jesús es la criatura más perfecta puesto que fue capaz de cumplir los designios de Dios a pesar de todo el sufrimiento y las pruebas que tuvo que pasar.
Teniendo en cuenta que vivimos en sociedad y que nos necesitamos los unos a los otros, la vocación cristiana se encuentra en la Iglesia Católica, la iglesia no es un invento de los hombres para manipular a la sociedad, como tantas veces se hace creer además con bastante saña y mala leche; sino que la Iglesia Católica fue instituida por Dios, para conducirnos hacia Él, por medio de los sacramentos, de la escucha de la Palabra y por la tradición.
Sólo en ella podemos encontrar nuestra vocación, ayudados por personas que nos ayudan a discernir, que nos ayudan a escuchar la voz de Dios entre tanto ruido, que nos ayudan a leer la Palabra y hacerla vida. Es muy difícil por no decir imposible vivir como personas, sino vivimos en comunidad, la vocación es un si a Dios pero también está relacionada con el resto de la humanidad, cada vocación es un servicio a la iglesia y a la sociedad. Los matrimonios abriéndose al don de la vida, lo sacerdotes dedicando su vida al servicio del evangelio, los misioneros ayudando a los países pobres, los solteros comprometiéndose a las diferentes labores de la iglesia.
Cada VOCACIÓN es importante no hay ni mejores, ni peores, sino que son complementarias, eso si han que encontrar cuál es y con lo cual actuar en consecuencia con lo que Dios pide, de los diferentes modos de actuar también surgen los diferentes movimientos y carismas de la iglesia,  y eso es positivo porque hace que podamos elegir en cuál queremos estar, encajar mejor y de ahí actuar.
Hay que decir que no hay ningún letrero que diga “Seguir a Dios es fácil” o la “vocación es un camino de rosas” sólo hay que ver como terminó el Hijo de Dios, pero Dios cuenta con nosotros para construir su reino y permanece en vosotros hasta el final de los días nos prometió Jesús, además merece la pena seguir el camino de Dios por hacer felices no sólo a nosotros mismos sino a las personas que nos rodean, para mi las mejores experiencias vitales han sido cuando he tenido cerca de Dios en sus diferentes manifestaciones, Él es el que hace que pueda respirar cada día a pesar de que tenga momentos malos, la vida merece la pena ser vivida con Cristo, Él es mi luz, mi felicidad, el latido de mi corazón, mi mejor melodía.
Deseo que todos encontréis vuestra VOCACIÓN sea cual sea, aunque socialmente no esté bien vista , y a vosotros los presbíteros recién ordenados os deseo lo mejor en vuestra vocación, os mando un fuerte abrazo

martes, 4 de enero de 2011

La vida como una orquesta

Después de haber estado en un concierto esta tarde en el auditorio, me he percatado que la vida es como una orquesta. Cada persona tiene diversas facetas, que son como los instrumentos de una orquesta, con distintos sonidos, diversas formas de tocar.
Cuando estamos equilibrados nuestra vida es como los instrumentos de una orquesta, perfectamente sincronizados y pueden sonar las más bellas melodías que se han oído.
Hay veces que esas melodías son alegres o tocadas con tanta intensidad que te hacen llevar una sonrisa o una paz interior que   irradias. alrededor Porque hasta los instrumentos que intentas ocultar hacen que suene la mejor de las melodías. Cierras los ojos y solo sientes como si en tu vida solo estuviera esa melodía y como si la quisieras transmitir, contagiarla
Hay veces que son tristes, pero son necesarias, tu alma se estremece, tu corazón se encoge pero tienen su parte de belleza, y te hacen ver que eres humano, que caes y que la vida es impredecible, pero que gracias a esos pequeños imprevistos te levantas y la vida no es pura monotonía, a parte de que maduras claro está.
Hay melodías que son con partes alegres y con partes tristes, tenemos nuestra alegría pero podemos tener alguna pequeña herida que de vez en cuando de la voz de alarma, también en su complejidad son hermosas
Y por último hay melodías que no sabes a qué suenan, qué están tan desordenadas, que hace falta que retoquen esos instrumentos o que se vaya al fondo de la cuestión, o sea las notas que hacen que suenen así de desafinados. Son esas crisis que cuando las has superado, toda la orquesta vuelve a estar equilibrada, y vuelven a salir esas bellas melodías, y que hacen que la gran melodía del mundo suene un poco mejor y así el Creador esté más contento, porque ve a sus hijos felices.
Las notas que escribamos para los instrumentos de nuestra orquesta dependen en el fondo de nosotros mismos, también de los demás y de Dios, en nuestras manos está que sean lo más armoniosas dentro de las circunstancias de la vida, para que nuestros instrumentos sean útiles para uno mismo y para los demás. Que nuestra vida sea la más bella melodía escuchada para el bien común de todos.

domingo, 2 de enero de 2011

AÑO NUEVO

El día 1 de enero, no es un día que pase desapercibido, no sólo por el ruido de las campanadas o el bullicio de la gente, sino por lo que ello representa.
Es un comienzo, un regalo, una oportunidad, un acto de confianza, una página en blanco para escribirla lo mejor posible.
Es un día para pararse a pensar y si el día 1 no es posible debido a la falta de sueño ;-) siempre queda el día 2.
Popularmente se hacen los "Propósitos de año", y claro esto puede hacerse desde diferentes perspectivas y desde  diferentes estados emocionales, dependiendo de como nos encontremos este año y de como seamos, pero pienso que es una buena forma de conocernos. Tal vez en ocasiones sería menos tedioso si junto con los propósitos pusiéramos esas cosas que hacemos bien y que queremos mantener, todo el mundo a parte de cosas que cambiar o mejorar tenemos habilidades y cualidades. Pienso que la tradición es un tanto ceniza en ese sentido.
Desde aquí animo a poner la esperanza en medio de toda la clase de pensamientos que pueden levantarse al vuelo al hacer esta especie de ritual cuando se toma mínimamente en serio, porque  parece que hace ejercicio, perder peso o dejar de fumar son los objetivos principales, siendo que hay otros muchos más profundos que sólo los pueden desvelar los cercanos y muchas veces ni ellos.
Personalmente este año he puesto por primera vez en práctica este método y es bastante mejor.
Uno de mis mayores objetivos para este año de los confesables  y de los que quiero compartir es "encontrar trabajo", parte depende de las ganas que yo le ponga, sé que existen más factores.
FELIZ AÑO 2011 lector@s