lunes, 28 de febrero de 2011

Entrada dedicada a Sor Fe

Esta entrada va dedicada a una "Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl", Sor Fe.
Sor Fe fué mi profesora de piano durante 4 años de 5º a 8º de EGB, del año 1991 al 1995, era pequeña pero poseía una gran fuerza y carácter como buena vasca que era, era mayor tenía unos 94 años cuando me dió clase pero eso nunca me echó para atrás.
Ella  fué muy importante en mi vida porque me enseñó no sólo a tocar el piano, sino a amar la música.
Que recuerdos aquellos cuando mis dedos empezaron a deslizar por las teclas de un piano y sonaban unas notas más o menos audibles, cuando me enseñaba nociones de solfero, con sus compases de 2/4, 3/4 o 4/4  también llamado compás de compasillo.
Me acuerdo cuando me dijo, "Ayer vino la directora para verte tocar el piano, y yo!bien me he librado !, estaba dando saltos tan tranquila  y al pocova y aparece la directora para verme tocar, que tensión y que verguenza pasé al final la cosa salió bien" por aquel entonces tenía unos 11 años. También me acuerdo cuando se enfadaba y nos hacía cantar las partituras de solfeo a toda leche, mis brazos no paraban de moverse, cuando baile "Danubio azul" con Gotor (un compañero de clase) mientras ella tocaba la pieza y los dulces que nos daba a la salida de cada clase, las clases eran de 12:30 a 13:30 de lunes a viernes.
Al final conseguí  tocar "Santa Lucía" o "Rigoletto", el principio de "Danubio azul" hoy en día alguno ha escuchado alguna de estas piezas tocada por la escritora de este blog, aunque ya no toque como antes, es mi espinita clavada.
Gracias Sor Fe por la gran lección que aprendí contigo, me llegaron noticias de que falleciste con 102 años, me hubiera gustado ir a tu entierro para despedirme de tí, aunque en mi último curso contigo me pillaras en el año oficial revelde. Gracias Maruja por haberme recomendado ir a clases de piano, fuiste tú la que me dió el empujoncito que necesitaba.

viernes, 25 de febrero de 2011

Cursillos de Cristiandad

Esta entrada se la quiero dedicar al movimiento al que pertenezco y en el que en estos momentos de mi vida me estoy sintiendo a gusto "Cursillos de Cristiandad", os preguntaréis a lo mejor por qué me gusta y yo me voy a encargar de responder a esa pregunta.

Un cursillo de cristiandad, es algo que es único, no es  una convivencia cualquiera y tampoco  es ir a pasar el rato 2 o 3 días a la Quinta Julieta. Un cursillo es un encuentro muy especial con Cristo, porque si además hay algo que caracteriza este movimiento es que no quiere a la gente para si mismo, sino que envía y da ánimo a la gente para participar activamente a la iglesia.
Encontrarse con Cristo y ser miembro activo de la iglesia no es cualquier cosa, sino algo en lo que te juegas la vida y cursillos hace que te percates de ellos ilusionándote, formándote y todo ello desde la propia vida, con gente con muy diversas vidas y vocaciones (casados, solteros, sacerdotes) personas que vivimos en medio del mundo, y que tocamos las realidades como el resto de serer humanos .
Por supuesto un cursillo siempre con la ayuda del Jefe porque al fin y al cabo los miembros del movimiento somos simples humanos y sin su ayuda no sería posible nada de lo que hacemos.
Os animo a que viváis un cursillo, no os arrepentiréis, no conozco a nadie que haya ido y haya salido disgustado, todo lo contrario ha salido contento, esperanzado y con ganas de emprender una nueva vida, acompañado de Cristo Jesús.
Para ti que estás en la iglesia pero te falta un empujoncito, para ti el alejado, para ti el indiferente o para ti que no encuentras tu camino ¡ANÍMATE A VENIR A UN CURSILLO!
El findesemana del 4 al 6 de marzo hay uno ;-) ojalá os animéis

jueves, 17 de febrero de 2011

Y vosotros, ¿quién decís que soy?


Estas líneas simbolizan quien es Jesús para mí.

Me miraste en mi mirada, y no pude evitar mirarte
Me invadiste amorosamente  y los latidos de mi corazón se hicieron más profundos
Me soplaste tu  viento, y mis manos se balancearon en tu suave ritmo
Me diste tus colores y mi vida se convirtió en un arcoíris
Me empujaste suavemente  y mis pasos se guiaron hacia ti
Me diste la cruz y en el dolor te contemplé
Iluminaste mi vida, y la esperanza invadió todo mi ser
Me diste alas y contemplé tu cielo



lunes, 7 de febrero de 2011

SER LUZ Y SAL



Ayer tocó una de las partes del evangelio que más me gusta, porque me parece de vital importancia, me parece esencial en la vida de alguien que se hace llamar cristiano.
Se nos invitaba a ser sal y luz que no es cualquier cosa, es algo de lo cual depende tanto nuestra felicidad como la del resto, y la felicidad es lo que anhelamos los humanos.
En esta vida pasamos por muchos lugares, con una permanencia más o menos larga y claro en esos lugares están las personas, personas con las que compartimos  hermandad, personas que en el fondo no somos tan diferentes, porque en el fondo anhelamos lo mismo. Como personas que somos tenemos nuestras alegrías y esperanzas y nuestras tristezas y anhelos, y que bonito es compartirlos con ellas, que bonito es ser capaz de mirar a alguien con los ojos del corazón, más allá de las apariencias, más allá de lo externo que es perecedero, todos tenemos una esencia que es lo que permanece a pesar de que los años vayan pasando factura.
Cuando compartimos nuestra vida más allá de nuestro propio interés, la alegría es más alegría porque se aumenta compartiéndola, las esperanzas se pueden hacer realidad porque podemos ayudar a construirlas convirtiéndose en algo  basado en realidades conjuntas, la cruz de las tristezas se lleva mejor porque se reparte el peso y los anhelos se colman porque el amor inunda los poros de nuestro corazón.
La esperanza última de los cristianos es la resurrección, pero también podemos construir el cielo en la tierra, podemos hacer que todo sea mejor en el día a día, ¿Por qué acaso no hay mejor cielo que arrancar una sonrisa a alguien, ver como pasa de la tristeza a la alegría?, Dios nos quiere alegres y felices, con un corazón abierto al amor y eso solo se puede realizar en nuestra vida diaria con las realidades cotidianas, con actos concretos (consolar a un amigo triste, estar a su lado sin tener que solicitarlo y un largo listado de ejemplos) son esas pequeñas cosas que encierran las grandes obras que brotan del amor, que son sal y luz, son detalles para los cuales no hace falta entrar en los cánones de perfeccionismo tan inútiles que impone la sociedad.
Cuando Dios se encarnó en un niño tan pequeño, fue para decir, vosotros sois los responsables de hacer que las cosas funcionen mejor, a vosotros os corresponde continuar con mi obra, y estaré siempre con vosotros, sin mi no podéis hacer nada, pero conmigo todo, que vuestra debilidad no es algo malo, sino que en ella se manifiesta mi gloria. Me hice uno de vosotros para ver que no soy distante sino que vuestros problemas me importan, así que ya sabéis a ser sal y luz para continuar con la obra del Jefe

sábado, 5 de febrero de 2011

La expresión de los sentimientos


Comunicar los sentimientos
El domingo de la semana pasada cuando vi la película de “más allá de la vida” una de las múltiples cosas que me hizo reflexionar es a cerca de la comunicación de los sentimientos.
Como todos sabéis existen diversos niveles de comunicación que pasa desde una relación simple de, Hola ¿Qué tal?, hasta otra que reservamos a unos pocos y es  la que se basa en los sentimientos y anhelos más profundos, esta última nos suele costar más porque a veces no es tan sencillo decir un te quiero y ahí viene el problema.
Damos por hecho que nuestra familia y amigos van a estar para siempre, que hagamos lo que hagamos no van los vamos a perder nunca y esto por desgracia no es así. Tarde o temprano todos desaparecemos ya sea porque nuestros caminos se alejan o porque como seres humanos que somos fallecemos, es un destino inevitable. Y claro cuando se va alguien nos damos cuenta o al menos yo me doy cuenta de la importancia de esa persona. Y es una pena que esto suceda, más que nada porque la cantidad de problemas que se solucionarían si habláramos más desde los sentimientos sería inmensa, sobre todo un problema que tanto abunda hoy en día que es la soledad no deseada.
La soledad  en muchos casos no existiría con un simple te quiero o un simple gesto de cariño un abrazo bien dado en un momento dado o un beso puede saltar las distancias más destacadas entre las personas tanto de la familia, como de los amigos, más que nada porque los seres humanos estamos diseñados para amar y nuestra más plena realización se encuentra en el amor, las mejores experiencias, las que más marcan es cuando existe el amor, y como el amor no se suele saber por ciencia infusa para eso tenemos unos maravillosos sentimientos a comunicar.
Yo os animo a que comuniquéis vuestros sentimientos, a romper la coraza porque por experiencia propia cuando alguien desaparece de tu vida y no le has dicho lo mucho que lo amabas de una forma más o menos directa se queda una espina clavada.