miércoles, 4 de enero de 2012

Los parados

Esta entrada va dedicada especialmente a los desempleados.

En los tiempos que corren parece ser que los desempleados somos algo normal en la sociedad, se nos representa en una cifra que ronda unos cuantos millones ya, parecemos una estadística, un tanto por ciento que no cesa de salir en periódicos, telediarios, a la par de una serie de explicaciones más o menos plausibles de las causas de este problema y con unos políticos que lo único que hacen es lanzarse piedras de unos a otros en vez de buscar un consenso a la hora de hallar la solución. 
Pero el problema radica en que los parados no somos unos números o un problema a erradicar, somos personas con un historial más o menos grave a las espaldas. Llevamos mucho tiempo luchando contra viento y marea, en torno a una marejada de elecciones y emociones que van desde el más absoluto negro del vacío  y la tristeza al pequeño verde que tizna el horizonte de esperanza, pero que con el golpe del devenir de los días que pasan lentamente como una losa pesada, se torna otra vez hacia la oscuridad.
Cada uno tenemos una historia personal, desde jóvenes que nos dejamos la piel estudiando para tener un futuro mejor que no llega, a personas adultas que han perdido todo, sufriendo en ambos casos las familias. Nos han roto los sueños, la autonomía,  nos han quitado el derecho a subsistir, pero a los poderosos eso no les importa,  porque ellos siguen con sus riquezas y el problema de todo esto es que ellos reflejan los valores transmitidos en esta sociedad que va llevando lentamente a la tristeza y sin razón.

Yo tengo que llevar este sufrimiento a las espaldas y no es ni cómodo, ni sencillo, ni divertido. Pero hay que seguir adelante y en ese caminar pienso ayudar a los que me rodean porque podrán quitarme el empleo, pero no podrán impedir que mi corazón ame, o que mis manos intenten ayudar a los demás igual que mis padres hacen lo mismo conmigo porque gracias a ellos mi vida es mejor. No es mucho lo que puedo hacer, pero algo haré, no quiero contribuir con mi vida a este sin sentido. 
FELIZ AÑO NUEVO A TODOS